UN BESO DE MARIPOSA

Pequeñas historias que enseñan

Como una sensación intensa, una historia que enseña nunca se olvida

Beso de mariposa

Nunca olvidaría los besos de mariposa que le daba su madre antes de dormir. Ella apoyaba muy delicadamente una de sus pestañas en la mejilla de su hijo y parpadeaba rápidamente.

El niño reía agudamente, sin atreverse a mover ninguna parte de su cuerpo para no romper la magia de la sensación.

– Ahora, mamá, invéntate uno de esos cuentos tuyos – le pedía el pequeño con ojillos de ilusión.

Y su madre buscaba aquello que podía hacer a su hijo un poco más grande.

– Érase una vez, en un lugar muy lejano…

 historias cuentos infantil miedo humildad paciencia

 

 

Anuncios
Deja un comentario »